La corrosión es una de las causas más frecuentes de roturas de estructuras metálicas en contacto con electrolitos (aguas y suelos); por tal motivo, a escala mundial se dedican grandes esfuerzos destinados a evitar estos daños, los cuales generan un alto impacto en el ambiente, metas de producción, costos de operación, penalizaciones y mantenimiento, traduciéndose en pérdidas equivalentes entre 3 y 5 % del PBI de los países industrializados. Todo esto justifica ampliamente el control de la corrosión.
Ingenieros
Técnicos y operadores que laboren o que se expondrán a procesos químicos, de transporte y ambientes industriales en general
Mantenimiento de equipos, protección catódica, revestimiento de tuberías y de otros equipos, que dosifiquen inhibidores de corrosión, medición y control de la velocidad de corrosión
Personal involucrado en diseño de equipos para refinerías,
Personal de plantas de procesos, oleoductos, gasoductos y acueductos
Operadores de sistemas de almacenamiento de crudos, productos refinados, aguas y productos químicos en general
Personal de operación y mantenimiento de generadores de vapor y calderas, sistemas de tratamiento de crudo, gas y áreas afines.