Como consecuencia de los estragos que ha dejado la pandemia en el sector laboral se ha presentado la necesidad imperiosa de generar una reestructura al esquema laboral y fiscal de las empresas permitiendo la estabilidad de sus ingresos.

Gestionar una restructura fiscal y laboral no es una tarea sencilla ya que implica el esfuerzo de un equipo de trabajo coordinado, sin dejar de lado el factor más importante; salvaguardar la seguridad y salud de sus empleados.

Durante el afrontamiento de la crisis se han presentado problemas aduaneros, de movilidad global e implicaciones fiscales y laborales a corto plazo, los cuales, de no atenderse, podrían escalar a retos mayores. Es por ello que una restructura tanto fiscal como laboral presentan un panorama menos desfavorable para los intereses de cada una de las empresas que se encuentran en riesgo.

  • Establecer un panorama amplio sobre las afectaciones que se han presentado en el campo fiscal y laboral como consecuencias de la actual pandemia.
  • Identificar los principales factores relacionados con las problemáticas fiscales y laborales por las que están pasando los diferentes centros de trabajo.
  • Generar las herramientas necesarias para la correcta estructuración de una reestructura tanto fiscal como laboral.
  • Presentar opciones para la gestión de reestructuras fiscales y laborales en un entorno de incertidumbre total.

Directivos y dueños, juntas de consejo, encargados del área de finanzas, contabilidad y RRHH, asesores fiscales y contables, outsourcings, asesores externos de recursos humanos, así como mandos superiores y gerenciales.