En un contexto de competitividad en el que nos movemos en la actualidad, las empresas se enfocan en buscar la minimización de los costes operacionales para de esta forma operar con un margen de ganancias más amplio, ofreciendo una mejor relación entre calidad- precio a los clientes.

Es justamente de esta búsqueda que nace la necesidad de tener herramientas que ayuden a prescindir de todas las actividades que no agregan valor a los procesos, al servicio o al producto, eliminando de lo que no se requiere, reduciendo de manera importante las mermas que se pueden llegar a presentar durante el proceso productivo.

La mejora continua es el principal propósito de generar un sistema de excelencia como lo es la manufactura esbelta, siendo una filosofía basada en:

  • La eliminación planeada de todo tipo de desperdicio.
  • El respeto por el trabajador: Kaizen.
  • La mejora consistente de productividad y calidad.
  • Encontrar estrategias que ayuden a reducir la cadena de desperdicios dramáticamente.
  • Mejorar el control de inventarios, reduciendo los espacios ocupados en el piso de producción.
  • Implementar sistemas de producción más robustos y mejor preparados, obteniendo la minimización de costes operacionales y promoviendo un margen de ganancias mayor.
  • Mejorar las distribuciones de planta para aumentar la flexibilidad.

Encargados de manufactura, gerente o jefe de planta, en cargados de desarrollo industrial, jefes y supervisores de líneas productivas, encargados de piso, así como mandos medios y superiores del área productiva.